Mitos de lagartos en las ciudades

Mitos de lagartos en las ciudadesLas grandes ciudades se distinguen por estar completamente alejadas de las zonas campestres. Como era de esperarse, la fauna de estas urbes está integrada principalmente por perros, gatos, aves, roedores e insectos.

No obstante, los mitos que afirman que un lagarto puede entrar a tu casa a través de las cañerías, no dejan descansar a los condados que se encuentran cerca de los ríos.

Michael, un joven de unos 25 años que vivía a la orilla del río, fue atacado por uno de estos animales. Según el relato que le compartió a la policía, un día por la tarde ingresó al baño con el propósito de darse una ducha.

Encendió la radio y mientras estaba escuchando música de jazz, alcanzó a oír cómo si alguien hiciera levantar la tapa del excusado.

Lo anterior no podía suceder, ya que en su domicilio sólo vivían él y su perico de dos años de nombre Peter.

Con el cabello y el rostro lleno de jabón se asomó por la cortina, más no vio nada anormal, la tapa estaba colocada hacia abajo y la puerta del baño estaba perfectamente cerrada.

– Deben ser mis nervios. Ya no debo ver películas de miedo por las noches, esto me hace tener pesadillas y no me deja descansar como es debido. Pensó mientras se rasuraba.

Súbitamente una vez más alcanzó a oír un ruido en la taza del baño, sólo que ahora era mucho más fuerte. Sacó su brazo de la ducha y arrancó el tubo que sostenía las toallas de baño, para usarlo como arma en contra del agresor.

De pronto algo lo mordió por detrás justo en la zona del tobillo. Michael cayó al suelo del dolor y alcanzó a mirar como a su lado se encontraba un lagarto de tamaño mediano.

Salió cojeando del cuarto de baño y llamó al número de emergencias. No sin antes cerciorarse de que el animal quedará encerrado. Por suerte luego de una inyección antitetánica y una sutura, el muchacho pudo volver a su vida normal.

Cuento de terror invocando al diablo

Cuento de terror invocando al diablo

Mi amigo Boris proveniente de Rusia estaba de nuevo en la ciudad. Tenía muchos años sin verlo. En cuanto llegó al aeropuerto, fuimos al hotel para que dejara sus cosas y después lo invité a tomar una copa.

– Pero cuéntame, ¿cómo te ha ido?

– Bien dentro de lo que cabe. Las cosas en Rusia están un poco mal, pero afortunadamente vamos saliendo adelante. ¿Y tú cómo estás?

– Yo también me encuentro bien, por supuesto, con algunos problemas familiares pero nada que no se pueda solucionar con un poco de tiempo.

Seguimos conversando y pronto el tópico cambió y empezamos a hablar de cuentos de terror, Boris conocía algunos de los más aterroriza antes que he escuchado nunca.

Me dijo que hay una manera para ver al Diablo. La fecha exacta debe ser el 30 de octubre a las 12:00 de la noche, luego de que transcurran 11 campanadas. Sólo se necesitaban seis velas de color morado y seis de color naranja y estar con las luces apagadas en un espacio vacío.

Le comenté que la historia me había fascinado y que me gustaría probar dicha teoría para ver si era cierto. Además, como sólo faltaba una semana, Boris estaría ahí para fungir como un testigo de los acontecimientos macabros que quizás sucederían.

Nos pusimos en mi garaje y colocamos las velas en círculo. Después encendí la cámara de vídeo y esperamos a que dieran las 12:00 de la noche. Antes de que diera la hora, mi amigo me pidió que me pusiera detrás de la cámara y pues él quería ser quien esperara al Diablo.

Las campanadas sonaron y lo único que yo pueda ver fue una fuerte luz que me deslumbro. Luego con la vista ya aclarada me acerqué a él.

– ¿Qué sucedió? Pregunté.

– Lo he visto a los ojos. Ahora estoy ciego. Mencionó tartamudeando.

Cuento corto El soldado sin miedo

La primer guerra mundial, fue una carnicería total, en las trincheras que se habían creado en el campo, corrían riachuelos de sangre de todos los muertos en el lugar, la muerte se daba un festín con la estupidez humana, pero dentro de todos esos malos momentos se escuchó por mucho tiempo una historia que tuvo que ser de ficción, por todo lo que ahí se comenta.

Cuento corto El soldado sin miedo

O como esos cuentos cortos que contaba la abuela, en los que un héroe, ayudaba a todos los heridos del lugar, fue así como se escuchó el cuento de El soldado sin miedo.

Francia en 1914, cuando la invasión Alemana llego a Paris, se libró una de las batallas más sangrientas, que tuvo lugar, por lo que las trincheras se elaboraron, para parar el avance de los alemanes, fue ahí en donde nuestra historia comienza.

Jean Carlo Gignac un soldado el cual siempre tuvo miedo de morir, y el cual no quería enlistarse a la guerra, tuvo que hacerlo, al ver morir a muchos de sus amigos y parientes, en la conquista de los alemanes de su ciudad, ese miedo que tenía, con el alma envenenada de coraje, se fue por completo de su vida, a tal grado que no le importaba nada, en las batallas siempre salía airoso, pero en algo se dio a notar y no fue por matar a soldados enemigos, si no por ir a recoger a soldados heridos, dentro del lugar de combate.

Se dice que le salvo la vida a más de 30 personas que de otra forma, hubieran muerto desangradas en el lugar, Jean Carlo, tan solo se encomendaba en dios, y caminaba sin temor a las balas que pasaban por su cabeza, cuando iba a recuperar personas en las trincheras, y como si todo fuera un milagro o como si el tuviera un escudo invisible, ninguna bala le pudo hacer nada.

Se escuchaba que era el soldado sin miedo, y los franceses, lo adoraban, ya que había salvado a muchas personas en batalla, después de 4 años que duro la guerra y de salvar a muchos compañeros, murió a la edad de 74 años de edad, cuando un carro piso una piedra y el al ir caminando por el lugar, le perforo el cráneo, se salvó de miles de balas, pero no de una piedra cosas de la vida.

Leyenda corta de Sudamérica del Silbón

Leyenda corta de Sudamérica del Silbón

Las leyendas cortas del Silbón provienen principalmente de los territorios de Venezuela y Colombia. Se dice que esa figura fantasmal recorre campos y llanos por igual a cualquier hora de la noche.

No obstante, lo que les causa más temor a los habitantes de las zonas campestres de los territorios anteriormente mencionados, es que el ruido que produce al silbar (de ahí precisamente se deriva su nombre) es inversamente proporcional a la onda de sonido emitida.

Me explico, según se cuenta cuando la persona apenas alcanza o bien el sonido del Silbón, quiere decir que esta criatura se encuentra muy cerca de ti y podría atacarte en pocos minutos. Por lo tanto, deberías huir lo más pronto posible si quieres seguir con vida.

Por otro lado, en el caso de que oigas sus chiflidos demasiado fuerte, quiere decir que el Silbón está muy lejos de tu ubicación.

Otra característica de este ente es que la gente que ha tenido contacto con él asegura que antes de que el silbido aparezca en el viento, se pueden escuchar como varios huesos chocan entre sí. Eso se debe a que de acuerdo con el mito el Silbón lleva osamentas humanas en un costal.

Finalmente, hay quienes argumentan que el silbón nació de un hecho que sucedió en una zona campestre de Sudamérica. Un día un muchacho que llegaba a su casa temprano, escuchó como su padre estaba golpeando violentamente a su madre.

– Ella me engañó y merece pagar por ello. Decía el hombre.

La mujer no aguantó tal golpista y luego de unos minutos cayó muerta al suelo. Al ver esto, el muchacho arremetió contra su propio padre, causándole la muerte debido a un fuerte golpe que le propinó en la cabeza.

Al poco tiempo, llegó al jacal el abuelo del chico quien lo recriminó por lo que había hecho, dándole una fuerte tunda. Después el anciano lo corrió de ahí y soltó a sus perros para que éstos devoraran a su nieto.

Han pasado siglos de ese suceso y aún se cree que el Silbón no ha conseguido librarse de castigo y por ende continúa penando.